Artículos, enseñanzas, grabaciones, sesiones especiales, revista gratuita, hipnoterapia, hipnosis clínica y todo sobre el tema.

martes, 19 de mayo de 2015

La hipnosis puede quitarnos el miedo al dentista

perder miedo al dentista
En definitiva, el primer gran logro de la investigación experimental sobre la hipnosis ha sido distinguir el estado hipnótico del sueño o de cualquier estado alterado de la mente. Muchas variables psicofisiológicas, como el tono muscular, la tasa cardiaca, la presión sanguínea, el ritmo respiratorio y la temperatura periférica de la piel varían sólo en la dirección de las instrucciones del hipnotizador. Es decir, si el sujeto hipnotizado recibe la orden de relajarse, sus constantes se relajarán. Si, por el contrario, es sometido a una situación de estrés, sus parámetros físicos reaccionarán como los de una persona estresada.

Esto es muy importante, ya que permite afirmar que la hipnosis no es un fenómeno extraño, sino que depende del grado de sugestión que se pueda aplicar al paciente. En otras palabras, que la hipnoterapia no es nada mágico y que su eficacia puede tener mucho que ver con la sugestionabilidad del sujeto, una constante que psicólogos y psiquiatras pueden conocer de antemano antes de empezar el tratamiento.

Pero entonces, ¿es realmente efectiva la terapia hipnótica? En algunas enfermedades, sí. Uno de los campos de mayor desarrollo de esta técnica curativa es la lucha contra el dolor. De hecho, puede aplicarse para paliar el sufrimiento durante el parto, en muchas intervenciones quirúrgicas, en amputaciones y en otros tratamientos dolorosos. Muchos dentistas están empezando a interesarse por el empleo de la hipnosis en sus consultas, pues no sólo alivia las molestias, sino que puede ayudar a evitar el pánico que casi todos sentimos al odontólogo. Algunos estudios han demostrado que entre el 15 y el 20 por100 de los pacientes de un dentista podrían ser tratados de una caries sin notar nada y, por supuesto, sin utilizar anestesia.

Del mismo modo, la hipnosis podría formar parte de los cuidados paliativos de un enfermo terminal, favoreciendo la disminución de analgésicos y anestésicos dañinos. Por supuesto, estas técnicas sólo pueden ser usadas como complemento de las terapias médicas. "Ningún hipnotizador en su sano juicio -dice Gonzáles Ordi- creería que su terapia excluye a cualquier otra. No es más que una ayuda que puede reducir los efectos negativos de los remedios contra el dolor".

Jorge Alcalde

Existe una grabación de autohipnosis especial para perder el miedo al dentista. "Poder Mental - Odontológico", Cód. SA15. Más información clic aquí.

Para información sobre Música para emisión de Ondas Alfa, apropiadas para relajación, serenidad, atención y memoria, ver www.circuloaleph.com/editorial/mea.htm

0 comentarios:

Publicar un comentario