Artículos, enseñanzas, grabaciones, sesiones especiales, revista gratuita, hipnoterapia, hipnosis clínica y todo sobre el tema.

martes, 28 de abril de 2015

No te avergüences de usar la hipnosis para esto

No te avergüences de usar la hipnosis para esto
Sonrojo

Sonrojarse o ruborizarse puede ser una señal muy atractiva para las demás personas. Sin embargo, a veces, para quien lo sufre resulta embarazoso o desagradable. Se puede sentir la sensación que todos se están fijando en esta situación y que es una situación de vulnerabilidad o es risible para los demás. Por lo general, el rubor facial ha comenzado en la infancia o la adolescencia, edad en la que es frecuente ser objeto de burlas cuando los demás observan el enrojecimiento de la cara. Esto hace que la persona se sienta avergonzada y humillada y perciba el rubor de un modo especialmente negativo, como fuente de desprecio y rechazo por parte de los demás.

Aunque generalmente a las demás personas esto les resulta indiferente o simpático, quien tiene esta condición puede causarle sufrimiento. También puede ser manifestación de inseguridad o timidez extrema.

La mente profunda, mediante la hipnosis, entiende y comprende que enrojecer no es sinónimo de mentir, de ocultar, de ser débil, un motivo de lo que todos se van a aprovechar, ni producto de una visión infantil de la vida.

Cuando el inconsciente comprende esta y otras ideas, ya no existe la preocupación de sonrojarse, desaparece la atención sobre el rubor y así va atenuándose.

Eritrofobia

El deseo de no ruborizarse provoca el temor a hacerlo, desencadenando lo que se llama eritrofobia. La persona que se ruboriza reacciona negativamente, sintiéndose avergonzada por ello. Esto hace que su ansiedad aumente, y que pueda provocar un mayor rubor. De este modo, puede tener miedo de verse en situaciones en las que previamente se ha ruborizado. Este miedo conduce, a su vez, a aumentar la frecuencia del rubor. También lleva a quien la padece a aislarse socialmente, profundizando su timidez e inseguridad, ya que se suma la falta de roce o experiencia social.

No se trata en este caso de un simple sonrojo. Consiste en la aparición brusca y repentina de rubor intenso acompañado de calor a nivel de la cara. Se presenta en situaciones sociales o laborales, interfiriendo con el desempeño, al grado de producir “bloqueo mental” y lleva a tomar conductas evasivas o a evitar ciertas situaciones. Como consecuencia el círculo social se hace cada vez más restringido y el rendimiento laboral o profesional no se desarrolla en todo su potencial.

El miedo constante a sonrojarse hace que la persona experimente una gran tensión en la mayoría de las situaciones sociales. En ocasiones este miedo llega a ser tan fuerte que evita mostrarse en público y poco a poco va restringiendo su campo de acción y sus relaciones interpersonales. En algunos casos, sobre todo cuando la eritrofobia es extrema, se aprecia un aumento del ritmo cardiaco, sudoración y dificultades para respirar.

Sonrojarse en extremo si bien tiene relación con inseguridad en sí mismo, es producto también de una condición biológica. El organismo tiene una tendencia a hacer fluir sangre hacia la periferia del cuerpo.

La hipnosis es un apoyo importante para solucionar esta situación. Hay que hacerlo desde dos vías. Una de ella es fortalecer la seguridad, la confianza en sí. Esto permitirá afrontar las situaciones de la vida con más serenidad y dominio de sí. Esto elimina la respuesta de rubor en situación en que antes se reaccionaba así. La hipnosis o autohipnosis es una herramienta muy valiosa para combatir en general cualquier situación de fobia social.

Y por otra parte, desarrollar la serenidad y tranquilidad ante las opiniones de los demás, de tal modo que de haber sonrojo, carezca absolutamente de importancia para sí. Esto, en consecuencia, hará disminuir el sonrojo y lo hace cada vez menos frecuente en los casos en que haya una tendencia orgánica a ruborizarse.

Flushing

El flushing facial o enrojecimiento facial exagerado puede asociarse con frecuencia a problemas de sudoración localizada en cara, axilas y manos (hiperhidrosis localizada).

El flushing facial no es un problema psicológico ni de personalidad. Es una respuesta fisiológica exagerada frente a situaciones de la vida normal. Se trata de una situación que causa mucha incomodidad en la persona que la presenta, lo que hace que traten de evitar la exposición en público, pues puede generar inseguridad y temor.

La hipnosis o autohipnosis permite ser indiferente ante esta situación y evitar que afecte socialmente. Elimina la ansiedad y la inseguridad que se genera como consecuencia de esta afección.

En este caso, no es la fobia social o la ansiedad la que provoca el rubor, sino que la respuesta facial exagerada es la que provoca posteriormente la ansiedad. Para eliminar el flushing en sí puede requerir una operación y es necesario consultar a un médico para suprimirla. Hay que tener en cuenta que estas operaciones tienen riesgos y que los resultados no son siempre una cura completa.

Rosácea

Hay que distinguir el enrojecimiento por ansiedad de la rosácea que puede aparecer cada cierto tiempo en algunas personas. Aquí es necesario el apoyo médico. La hipnosis, ayuda a eliminar el rubor, pero no la rosácea.

Sergio Valdivia
Hipnoterapeuta
Profesor de Hipnosis Clínica y Profesional



Activando el poder mental
Audio Libro y Sesión de Reprogramación Mental

Activando el Poder Mental para superar la Eritrofobia

La hipnosis, ayuda a eliminar el rubor, pero no la rosácea.

Si quieres ir realmente rápido en este proceso, hay que ir directo a la mente profunda y dejar allí mensajes y órdenes.

En esta grabación encontrarás una descripción de estas ideas fundamentales para que las recuerdes y tengas siempre presente.

www.circuloaleph.com/editorial/mas/sonrojo.html

0 comentarios:

Publicar un comentario