Artículos, enseñanzas, grabaciones, sesiones especiales, revista gratuita, hipnoterapia, hipnosis clínica y todo sobre el tema.

jueves, 5 de febrero de 2015

¡Hay que despertarse cuánto antes!

¡Hay que despertarse cuánto antes!
Imagine esta situación. Está asistiendo a un espectáculo que estoy ofreciendo a muchos interesados en la hipnosis. Usted está sentado contemplando la situación. 

Un sujeto se encuentra hipnotizado, pero el no cree de ninguna manera estarlo. Le he dicho que hay una pared de vidrio entre mí y él. Al indicarle enérgicamente que se acerque y avance, el sujeto empieza a pegarse contra la pared y retrocede furioso, tratando de intentarlo de nuevo. Le explico que es libre de moverse, pero no puede. Le pregunto: -¿estás hipnotizado? Y el voluntario responde: -¡por supuesto que no! Entonces, váyase, le digo. Pero él no puede. -¿Qué lo detiene? -¡Una pared! No hay ninguna pared, digo, pero esto parece no ser escuchado por el sujeto.

La ilusión es absolutamente más poderosa que la realidad. Incluso, el sujeto insiste que él está totalmente despierto.

Hace un tiempo vi a un  hipnotizador por televisión que le daba a un sujeto una cebolla y le dijo que es la fruta más deliciosa que él haya saboreado en la vida. Él la masca alegremente, haciendo un comentario sobre su deliciosa dulzura.

¿Cómo estas historias se relacionan con nuestra realidad? Nosotros hemos sido hipnotizados muchas veces en la vida sin darnos cuenta, colocándonos paredes invisibles que existen solamente en nuestras mentes. Sus preferencias y motivaciones, ¿serán reales o serán imágenes que se grabaron en algún momento de su vida por una relación hipnótica? ¿Cómo podría distinguirlas si son reales o no? ¿Estuvo realmente despierto cuando recibió ciertos mensajes que han determinado su vida y sus decisiones?

Es posible que esté luchando toda una vida por ilusiones sin haber tomado conciencia realmente de ellas. En muchos aspectos de su vida seguramente se encuentra haciendo lo que los demás quieren y no lo que usted realmente quiere.

¿Cómo separar esas sugestiones hipnóticas impuestas y descubrir lo que realmente usted quiere o es? ¿Cómo liberarse y desarrollar sus propias potencialidades?

¿Qué significa ser hipnotizado?

Los hipnotizadores explicamos que la mente está dividida en un un consciente y un subconsciente. La mente consciente es esa parte de nuestro pensar, es eso que nos permite darnos cuenta del aquí y del ahora. La mente subconsciente es esa parte de 
nuestro pensar que está por debajo de nuestro conocimiento. El subconsciente es el que domina sobre la conciencia para determinar nuestra conducta, es decir, tomamos las decisiones importantes sobre qué hacer y cómo actuar mayoritariamente por razones que nunca conseguimos entender o que no han pasado por una real reflexión consciente. Los pensamientos siguieron un camino directo al subconsciente como resultado de las relaciones hipnóticas de la vida cotidiana.

Es absurdo pues tenerle miedo a la hipnosis en sí, en circunstancias que toda la vida ha tenido situaciones hipnóticas. La hipnosis no es perder la conciencia ni dormirse ni sometimiento.

Si usted no piensa favorablemente en sí mismo, o si le dan miedo los gitanos, o si es fumador, alguien puede inducirle a pensar más favorablemente en usted, o que no hay que temerle a los gitanos o que no necesita fumar. En muchas oportunidades puede encontrarse con personas que le estiman y le dicen opiniones positivas y que le sugieren como comportarse mejor, pero usted sigue igual, sus ideas no han funcionado. ¿Por qué no Porque las personas se han comunicado con su mente consciente. Para que realmente esas ideas causen un impacto que le hagan cambiar, tienen que ir al subconsciente.

 Para llegar al fondo de la mente se necesitan técnicas que desvíen la atención consciente. Piense en su mente consciente como un centinela que guarda la entrada al subconsciente. Solamente permite entrar a los pensamientos con los cuales usted previamente ya ha estado de acuerdo o con lo que ya antes usted ha creído ser. Por ejemplo, si se considera limitado en algo, solamente permitirá el centinela entrar pensamientos que le confirmen esta creencia, limitándolo cada vez más en su vida. Para incorporar las creencias positivas relacionadas con su prosperidad, éxito, autoestima, seguridad, etc., cualidades con las cuales usted nació, se necesita poner a dormir al centinela. Esto es lo que hago en mis sesiones de hipnosis.

Y esto es lo que hicieron también con usted sus padres, maestros, mentores y la sociedad en general. Cuando su centinela no estaba en supuesto, porque usted era muy joven e impresionable, o porque todavía no había desarrollado su capacidad crítica, o porque le atribuyó exagerada sabiduría a quien no debía, los mensajes entraron directo a su subconsciente. Su facultad crítica fue desviada y sin su conocimiento o permiso, fue hipnotizado. Su mente fue llenada de pensamientos y creencias que usted no pidió que se las pusieran allí. Así pues, no es de extrañar que la gente viva a medias, como acostumbro decir. En una mediocridad, es decir, a medias de sus capacidades y potencialidades, con un desorden de creencias e imágenes en su mente profunda.

Liberarse de esta chatarra mental y alimentar la mente profunda con pensamientos positivos y constructivos, con una buena autoimagen y autoconcepto, usted podrá ser todo lo que puede ser. Podrá tener acceso a la abundancia del universo que merece tener. Usted ha podido sentir que merece esa abundancia y por otra parte en su mente profunda tiene la creencia que no lo merece o que es incapaz de lograrlo. La mente subconsciente siempre gana y con esa programación hipnótica intacta, no puede ir más allá en su vida. Cambiando esta programación, la vida y sus ilimitadas oportunidades se abren ante usted. Las paredes se disuelven como por arte de magia.

Sergio Valdivia (inspirado en un artículo del Dr. Steve Taubman.

Publicado en la Revista #1

0 comentarios:

Publicar un comentario